Salón moderno, luminoso y con una estupenda terraza

Moderno, espacioso, luminoso, con una privilegiada terraza, ¿alguien da más? Así es este salón. 

La luz natural y unas estupendas vistas son parte fundamental de su decoración, equilibrada y homogénea, pero son las grandes puertas acristaladas que dan a la terraza lo primero que nos llama la atención. No sólo refuerzan aún más la sensación de luminosidad, sino también de abrir el salón al exterior. En el interior, sobre un fondo neutro, con paredes, suelos y tapicerías en tonos claros, se añadieron pinceladas verdes y negras en detalles y complementos para romper la monotonía, aportar dinamismo y reavivar la decoración.

Para la zona de estar, se eligió un sofá con chaise longue, que marca el paso a la terraza sin entorpecer la entrada de luz natural. Como se aprecia en la imagen, la altura de la mesa auxiliar coincide con la del reposabrazos del sofá (un aspecto a tener en cuenta para que resulte cómoda).

Las alfombras son unas aliadas perfectas a la hora de delimitar ambientes. Cuando la escasez de metros no es un problema, es posible elegir diseños diferentes para la zona de estar y el comedor; en cambio, si el salón no es muy grande, mejor que sean iguales o en los mismos tonos.

¡Esto sí que es un rincón de lectura cómodo y de lo más envidiable! ¿A quién no le gustaría tener la chaise longue de Le Corbusier en su salón? Con este diseño, de 1925, el arquitecto suizo demostró que lujo y funcionalidad no tienen por qué estar reñidos. La estructura es de acero cromado y la tapicería, de cuero, aunque existen otras versiones en piel de potro.

El buen gusto se respira también en la terraza. Y es que, el que es el ambiente más deseado por todos los urbanitas merecía ese mismo puntito de sofisticación, discreto y moderno. Sin duda, se logró una perfecta conexión entre interior y exterior.