Te preguntaste cómo serían las maravillas del mundo antiguo sin el paso del tiempo: Mira las animaciones

Apenas intuimos, desde las ruinas, el esplendor real de los monumentos de la antigüedad. 

Lo imaginamos, sí, y a través de los testimonios históricos tratamos de reconstruir cómo era el Partenón de Atenas, que en su tiempo estaba completamente pintado de colores chillones. O fantaseamos imaginando que los cimientos que vemos en Roma eran grandes templos. Partiendo de esa base, Maja Wrońska y Przemek Sobiecki (del estudio NeoMam) han desarrollado una serie de Gifs para Expedia que muestran cómo serían originalmente diferentes edificaciones milenarias.

Sugerencia: si usas bloqueador de publicidad deberás desactivarlo y volver a entrar a la nota o no podrás ver las animaciones....


El Partenón de Atenas

El mármol blanco, que siempre nos remite a la Grecia Clásica, se colorea al tiempo que se reconstruye el edificio. Este monumento es uno de los principales templos dóricos que se conserva. Estaba dedicado a Atenea, diosa protectora de la ciudad, y de hecho en su interior guardaba una monumental escultura dedicada a ella. En 1687, durante la Gran Guerra Turca, estalló dentro del edificio un polvorín, que causó estragos en su estructura. Gracias a esta reconstrucción podemos apreciar cómo se veía en el momento de su construcción, que está fechada entre los años 447 a. C. y 432 a. C.


El Templo de Júpiter de Pompeya

Sepultado por la erupción del monte Vesubio en el año 79, el Templo de Júpiter había sido construido tres siglos atrás, alrededor del año 250 a. C. Apenas conservamos los cimientos de aquel edificio, pero podemos levantarlo a través de la creatividad (y los documentos históricos)

Se edificó durante un periodo de fuerte expansión urbanística de la ciudad, y se convirtió rápidamente en el principal edificio sagrado de Pompeya. Tras la conquista de la ciudad por parte de Lucio Cornelio Sila, el templo se dedicó al culto de la tríada capitolina y fue llamado por ello Capitolium.


Los Fuertes del Muro de Adriano

Los romanos construyeron el Muro de Adriano para defender Inglaterra de los bárbaros pictos, que ocupaban las tierras que hoy forman escocia. El muro tenía 117 kilómetros de longitud y un total de 14 fuertes militares.

La muralla tenía como función también mantener la estabilidad económica y crear condiciones de paz en la provincia romana de Britannia al sur del muro, así como marcar físicamente la frontera del Imperio romano. Hoy día aún subsisten importantes tramos de la muralla, mientras que otras secciones han desaparecido al haber sido reutilizadas sus piedras en construcciones vecinas durante siglos.

Ahora podemos imaginar cómo era la edificación donde se refugiaban los soldados en su labor de vigilancia


Los Templos de Largo di Torre Argentina

En la plaza romana de Largo di Torre Argentina existen ruinas de cuatro templos romanos, nombrados con las cuatro primeras letras del abecedario. Esta es la reconstrucción del Templo B, el más reciente de los cuatro.

El nombre de la plaza viene de la Torre Argentina, que toma su nombre de la ciudad de Estrasburgo, cuya denominación original era Argentoratum. En 1503, de hecho, el Maestro de Ceremonias Papal Johannes Burckardt de Estrasburgo, construyó en via del Sudario un palacio (actualmente el número 44 de la calle), llamado Casa del Burcardo, al que la torre era aneja.

La otra torre de la plaza no es la que da el nombre al lugar, sino la medieval Torre del Papitto («Torre del pequeño pequeño papa»), atribuida por la tradición al antipapa Anacleto II Pierleoni, que según se decía no era una persona alta.

Después de la Unificación de Italia, se decidió reconstruir parte de Roma (1909), demoliendo la zona de Torre Argentina. Durante las obras (1927), sin embargo, se descubrieron la cabeza y brazos colosales de una estatua de mármol. La investigación arqueológica sacó a la luz la presencia de un Área Sacra, que se remontaba a la época republicana, con cuatro templos y parte del Teatro de Pompeyo.


La Pirámide del Sol de Teotihuacán

Es la edificación más grande de Teotihuacan y una de las más grandes de Mesoamérica. Gracias a la reconstrucción podemos ver el templo que había en su cúspide. Ahora vemos el ladrillo desnudo, pero como se aprecia en la imagen, el edificio estaba recubierto por pinturas sobre estuco.

La Pirámide del Sol es la estructura más importante dentro del Conjunto Arqueológico de Teotihuacán, encontrándose en el centro de la Calzada de los Muertos, entre la Pirámide de la Luna al norte y La Ciudadela en el sur.

Su construcción se inició cuando Teotihuacán empezó a desarrollarse como una de las principales ciudades de Mesoamérica (entre los años 1 y 150 de nuestra era). Es la tercera pirámide más grande de la época prehispánica puesto que mide unos 65 metros de altura, detrás de la de Cholula que mide 66 metros y la de Tikal que alcanza los 70 metros.

Se puede acceder a la cúspide a través de una escalinata formada por unos 260 peldaños, 52 por cada sol o era. Numerosos pueblos mesoamericanos explicaban la creación del mundo en su cosmogonía a través del mito de los Cinco Soles. Éstos corresponden a cinco períodos en los que reinaba una deidad en concreto. Sin embargo al final de los cuatro primeros soles hubo un cataclismo surgido de las luchas entre las diferentes deidades, y los hombres y el mundo desaparecían. Para estas civilizaciones nos encontramos en el Quinto Sol que será destruido por un terremoto.


El Templo de Luxor en Egipto

Situado en la antigua ciudad de Tebas, estaba dedicado al Amón, dios del cielo y del origen de la vida. Las partes más antiguas de la edificación se remontan a los tiempos de Amenhotep III y Ramsés II.

Fue construido esencialmente bajo las dinastías XVIII y XIX egipcias. Estaba consagrado al dios Amón bajo sus dos aspectos de Amón-Ra (Ra, era considerado el dios del cielo, dios del Sol y del origen de la vida en la mitología egipcia). Las partes más antiguas actualmente visibles remontan a Amenhotep III y a Ramsés II. Seguidamente, nuevos elementos fueron añadidos por Shabako, Nectanebo I y la dinastía ptolemaica. En época romana, el templo fue parcialmente transformado en campo militar.


La Pirámide de Nohoch Mul en Cobá (México)

Es la construcción maya más alta de toda la Península del Yucatán. Tiene 120 escalones y 42 metros de altura. Fue descubierto en el siglo XIX y no se abrió al público hasta 1973. En la imagen, la pirámide en todo su antiguo esplendor, con la policromía que el paso del tiempo ha borrado.

Cobá es un yacimiento arqueológico de la cultura maya precolombina, localizado en el sureste de México, en el territorio que hoy es el estado de Quintana Roo, unos noventa kilómetros al este de Chichén Itzá y unos cuarenta al noroeste de Tulum.

El posible significado de Cobá podría ser de cob, 'lo que tiene humedad', o musgo y á, o há, 'agua', es decir 'agua con musgo', o 'humedad de agua'. Otra posibilidad que no se descarta, es que signifique 'agua turbia', por la proximidad a unos pequeños lagos con un color muy turbio.

Otros autores, investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia, sin embargo, ofrecen traducciones un poco distintas al término Cobá, entre las que pueden mencionarse 'agua de las chachalacas', pues cob es el nombre de esa ave de la región; 'diente de tuza', también del maya coh, 'diente' y bah, 'tuza'; o 'agua abundante', de cob, 'abundancia' y 'ha', agua.