Uñas: elige la forma perfecta para ti y descubre cómo conseguirla

Cuadrada, ovalada, redonda o almendrada, ¿cuál es la forma perfecta para tus uñas? Descúbrelo y ficha las claves para conseguirla.

Apostar por una forma u otra para tus uñas es una cuestión de gustos. Eso sí, según tu ritmo de vida y las actividades que realices, así como si tus uñas tienden a romperse, es importante elegir la forma que va contigo, a fin de lograr mayor estabilidad y menor riesgo de rotura.

¡Descubre cuál es la opción perfecta para ti!

Cuadrada

Para lograr esta forma, se dejan crecer las uñas de manera natural y después se liman en horizontal. Son perfectas si quieres que tengan fuerza y no se rompan fácilmente, aunque no quedan bien en todas las manos, pues el efecto visual hace que parezcan más anchas.

Ovalada

Permite que tus uñas crezcan y redondea sólo la punta. Son ideales si buscas el máximo soporte y tienes tendencia a que las uñas se quiebren. Además, es una forma natural de la uña que no pasa de moda.

Redonda

Para conseguir esta forma, lima los costados y redondea las puntas a ras del dedo. Son tu apuesta ganadora cuando por tu trabajo o aficiones debes llevar las uñas cortas, así como si estás aplicando algún tratamiento específico (crecimiento, fortificante, etc.).

Almendra

Para lograr una forma almendrada en tus uñas, redondea las esquinas y deja el extremo ligeramente en punta. Son el último grito y perfectas si eres de las que cuidan las uñas con frecuencia y no te gusta llevarlas muy largas, pues es necesario volver a limar regularmente.