Wall Street opera en alza tras su peor desplome desde 1987, mientras que Europa respiró luego de una jornada volátil

Los principales indicadores de Wall Street avanzan hasta un 5,5%. Las bolsas europeas respiraron sobre el final mientras que el petróleo cae a nuevos mínimos.

Los principales índices de la bolsa de Nueva York operan al alza este martes, un día después de sufrir su desplome más grave desde 1987, ya que los esfuerzos por contener la epidemia de coronavirus han paralizado vastos sectores de la economía y mermado la confianza de las empresas.

El promedio industrial Dow Jones avanzaba un 4,2%, el índice S&P 500 trepa un 5,2%, mientras que el tecnológico Nasdaq sube un 5,6%.

La Reserva Federal de Nueva York, encargada de vigilar que los mercados dispongan de liquidez suficiente, anunció una nueva inyección masiva de u$s500.000 millones en el mercado monetario.

La Fed ya redujo el lunes de forma brutal su principal tipo de interés a 0%-0,25% y se comprometió a lanzar al mercado unos u$s700.000 millones.

Europa y Asia

En Europa la jornada fue de vaivén, predominó el verde en los primeros intercambios del martes, pero rápidamente se invirtió la tendencia. Al final de la jornada, los mercados volvieron a respirar.

Fránkfurt subió 2,3%, París 2,8%, Londres 2,8%, Madrid 6,4% y Milán 2,2%.

El Reino Unido anunció 330.000 millones de libras en créditos respaldados por el gobierno para las empresas, y España 100.000 millones de euros.

Pero la situación sigue siendo crítica, con una inexorable progresión del coronavirus -en Italia, España y Francia-, así como el cierre de fronteras en todo el continente, que avizora consecuencias económicas graves.

En Asia, la bolsa de Sídney recuperó fuerzas y cerró con subida del 6%, mientras que la de Tokyo frenó sus cuatro caídas consecutivas para cerrar casi en equilibrio.

"Asia dio señales de vida", tras las informaciones sobre un significativo plan de reactivación en Estados Unidos, en la estela de las medidas adoptadas en Japón, Francia, Nueva Zelanda o Alemania, destacó Neil Wilson, analista de -Markets.com.-

Petróleo

Los precios del petróleo extienden su declive este martes en momentos en que Arabia Saudita decidió elevar su producción de crudo, en un contexto de caída de la demanda por la pandemia del coronavirus.

El crudo Brent se derrumba un 2% a u$s29, 46 por barril y perfora los u$s30 por primera vez desde el 21 de enero de 2016. A su vez, es el valor más bajo desde el 20 de enero de ese año, cuando cerró a u$s27, 88.

Por su parte, el crudo estadounidense WTI también cae, un 1,5%, a u$s28, 57 el barril, su mínimo desde el 11 de febrero de 2016.

En medio de las fuertes pérdidas del consumo producto del coronavirus, Arabia Saudita y Rusia iniciaron una guerra de precios del crudo luego de no poder llegar a un acuerdo sobre su pacto de recortes de suministros destinado a proveer respaldo al mercado.

La gigante Saudi Aramco dijo que probablemente ejecutaría sus planes de elevar la producción de crudo en abril y mayo y que estaba "muy cómodo" con un precio del barril en u$s30.

En tanto, naciones en Norteamérica, Europa y Asia están tomando medidas sin precedentes para contener el virus, lo que recorta severamente la demanda de crudo y de productos refinados como gasolina y combustible para el transporte aéreo.